FOTOS DEL AÑO 2016
octubre 19, 2018

Instituciones del Estado se coordinan para entregar asistencia a víctimas de femicidios y sus familias

A través del Circuito Intersectorial de Femicidios, el PAV coordina junto a otras instituciones la atención oportuna a las personas afectadas por este delito, con el fin de evitar la victimización secundaria y activar eficientemente los mecanismos de protección.

A la fecha, en nuestro país se han registrado 30 femicidios consumados y 94 frustrados. Para ocuparse de esta lamentable cifra, existe un circuito que busca garantizar la atención integral a las víctimas directas e indirectas de este delito.

Según la legislación chilena, el femicidio es el asesinato a una mujer por su actual o ex marido o conviviente. Sin embargo, las instituciones que conforman el Circuito Intersectorial de Femicidio (CIF) utilizan una definición más amplia que considera los homicidios de mujeres por sus actuales o ex parejas. Es decir, cónyuges, ex cónyuges, convivientes, ex convivientes, pololos, ex pololos u otro tipo de relación íntima.

Este mecanismo de coordinación también considera a los niños, niñas y adolescentes familiares de la víctima o a quienes hayan estado presentes al momento de la ocurrencia del hecho. En general, a todos los adultos familiares directos de la víctima o testigos del delito, como padres, familiares, vecinos o amistades.

Según indica la profesional de la Unidad de Gestión Intersectorial del Programa Apoyo a Víctimas y contraparte técnica en el Circuito, Macarena Moreno, la mayoría de los casos que ingresan a los Centros de Apoyo a Víctimas, son las víctimas indirectas de femicidios consumados y frustrados.

“La importancia de este aspecto es mostrar que estos delitos afectan a más personas, tras cada caso hay una familia y un entorno social. Por ello, resulta importante activar para las víctimas todos los mecanismos de atención para la superación de las consecuencias de estos delitos, en razón de mitigar el impacto que esto conlleva en la vida de las personas”, señala.

Asimismo, Moreno explica que “dada la complejidad y el contexto de la violencia de género, la atención a las mujeres víctimas de femicidio frustrado se realiza en coordinación y con apoyo del trabajo psicosocial de los Centros de la Mujer de SernamEG”.

Flujo de acción del Circuito

Las entidades que componen el CIF son el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG); el Servicio Nacional de Menores (Sename); la Policía de Investigaciones (JENADEP); Carabineros (ZONAFAM); el Servicio Médico Legal y el Programa Apoyo a Víctimas de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

 A partir del conocimiento de un hecho de violencia contra las mujeres, se levanta una ficha policial, la cual es compartida por todas las instituciones para generar las coordinaciones a nivel local.

Primero, SernamEG toma contacto con las víctimas y ofrece la representación jurídica patrocinada por sus abogados y la atención reparatoria psicosocial entregada por el Programa Apoyo a Víctimas. En el caso de identificar niños, niñas y adolescentes, se coordina con Sename a fin de resguardar su situación proteccional.